En un coche iba una pareja de casados pero iban peleados, al pasar frente a una granja el marido vio unos cochinitos y le dijo a la mujer:
¿Familiares tuyos?
Y ella le contestó: ¡Sí, mis suegros!