Un niño entra a una óptica y le dice al vendedor:
- Quiero comprar una gafas, por favor.

El vendedor le pregunta:
- ¿Para el sol?

Y el niño responde:
- No. ¡Para mí!