-Cariño, tengo que confesarte algo. Los gemelos no son tuyos.
-¿Ninguno de los dos?
-Si es que te lo mereces...