Prueba el método del gato para determinar la clase de abogado con que negocias:
Coloca un gato sobre su escritorio, si el gato sale corriendo, ese abogado es un perro...
En cambio, si el gato se le lanza encima, es que ese abogado es una rata!