Un pobre que no tenia nada que comer, siempre iba
a la iglesia a comerse las ostias. El cura, que lo tenia
fichado, le da un dia un trozo de tocino viejo.

- Este es el cuerpo de Cristo.

Se levanta el pobre:

- Pues a mi me ha tocado el sobaco.