- Mama, ¿a que no adivinas donde estoy?

- Hijo ahora no puedo hablar, llámame luego.

- No puedo, sólo tengo derecho a una llamada