Llega Pedro a su casa y tumba la puerta de una patada de lo enojado que está y le dice a su esposa María:

- María, ¿es cierto que me engañas con el radio operador del pueblo?

A lo que ella le responde:

- Negativo, cambio y corto