Un día estaban Adán y Dios hablando, y Adán le pregunto:

- Dios, ¿Por qué hiciste a Eva tan agradable?

Y Dios le contesto:

- Para que te sintieras a gusto con ella.

De nuevo Adán:

- Dios, y ¿Por qué hiciste a Eva tan sexy?

Contesta Dios:

- Para que te enamoraras de ella.

Y vuelva Adán y pregunta:

- Dios, ¿Por qué hiciste a Eva tan tonta?

Y Dios le contesta:

- Para que se enamorara de ti.