Aquí os dejo algo que puede hacer pensar que estamos viviendo en un país latino sin control y revolucionario, pero no con todo lo que tenemos en marcha que da asquito me encuentro con esto:

El absentismo laboral se hace protagonistas por las calles de Cádiz pues la juez del Juzgado Contencioso Administrativo N.1 de esta ciudad confirma el decreto de su ayuntamiento por el que se le impone a un extrabajador del consistorio gaditano que pague la cantidad de 26.920 euros recibidos del mismo sin que “en contrapartida esta persona realizara tarea alguna ni acudiera al puesto de trabajo”.

Se trata de un ex funcionario ya pensionista de 69 años al que se le conoce como “el funcionario fantasma”. Según avanzaba el diario elmundo.es, los bailes entre PSOE y PP del Ayuntamiento de Cádiz podrían haber sido, entre otras causas, la raíz de esta ausencia de responsabilidad profesional por parte del ingeniero en cuestión J.G.

Procedencia

Hasta 1996, bajo gobierno socialista, dicho funcionario fue técnico de Medio Ambiente, fecha en que fue recolocado en la empresa pública Aguas de Cádiz. Una década después, alguien reparó en el paradero de este señor y se detecto el absentismo laboral por el que ha sido definitivamente multado.

El expediente que se le abrió incluía el informe del entonces gerente de Aguas de Cádiz, Aurelio Vélez, el cual afirmó que llevaba años sin ver al protagonista de esta historia.

Publicaciones locales sugieren que fuentes cercanas a J.G. defienden que ha sido un claro caso de mobbing ya que, habiendo servido para un gobierno socialista, cuando llegó el PP “quisieron quitárselo de encima”.

Medio millón de euros perdidos

Todo apunta a que, entre el olvido de unos, el sentimiento de abandono de otros y una buena dosis de descaro, el funcionario estuvo sin trabajo definido entre 1996 y 2010, cuando el Ayuntamiento emprendió acciones. Un coste que supera el medio millón de euros en sueldo improductivo.

El Ayuntamiento de Cádiz defiende que se acate la sentencia por la que la juez ordena a J.G.V. que devuelva lo percibido por éste desde el 28 de marzo del 2007 al mismo día del 2010. Dicha sentencia es firme y sin posibilidad de recurso alguno.

Vamos para engrosar la bolsa y nos digan que arrimemos el hombro y que hacienda somos todos, simplemente al carajo.

Saludos