Un tío va a un bar, y tras pasarse la tarde bebiendo intenta largarse sin pagar. El camarero le grita:

- ¡¡OIGA!!. Que no se ha acordado de pagar.

- Normal, es que bebo para olvidar.