Llega un borracho a un restaurante muy fino y en eso el camarero se le queda mirando despectivamente y le pregunta:

- Disculpe señor, ¿vino solo?

- Bueno, pero si lo acompaña con unos taquitos de queso mejor.