Suena el teléfono:

- ¿Hola?

- Hola.

- ¿Es aquí donde lavan ropa?

- No.

- Pues sí que son guarros.