Estaba un borracho haciendo auto-stop, entonces un camionero se detiene y lo sube al camión. El borracho empieza a preguntar una por una las funciones de todos los botones que tenía el salpicadero, pero había un botón que no servía para nada. Entonces, como el camionero estaba hastiado por las preguntas del borracho, le dice que ese botón era para que cuando él viera a una viejecita, pulsara ese botón y la atropellara.

Entonces, el borracho queda asombrado pero no dice nada.

Al cabo de una hora pasan por un pueblo a orillas de la carretera y viene una viejecita atravesando la carretera, y entonces el borracho al ver a la viejecita pulsa desesperadamente el botón y el camionero la esquiva y se escucha un gran golpe.

Entonces el borracho le dice al camionero:

- Mira, manda a arreglar ese botón porque si no abro la puerta fallamos con la vieja.