Un hombre entra en un bar, y le dice el cantinero que es argentino:

-¿che querido, tomá vino?

- Hijo, no se yo acabo de llegar y llegue solo.