Oye Pepito, tu ¿a que le tienes miedo?

- Al coco ¿y tu?

- Yo, al malamén

- Y ¿cual es ese?

- No se, pero mi mamá siempre que termina de rezar dice: y cuídanos del malamén.