El cobrador llama con una factura.

Sale el niño a recibirlo.

- ¿Esta tu mamá?

- No señor, salió del país, hacia el extranjero.

- ¿Y tardará mucho en volver?

- No creo, porque dejo el café calentándose en la cocina.