- Mamá, ¿cuando nos morimos en qué nos convertimos?

- En polvo.

- ¿Sí mamá?

- Sí hijo mío

- Pues mamá, mira debajo de la alfombra que tienes un muerto.