Le dice un compañero de clase a Jaimito:

- Jaimito, ¿te sabes las tablas de multiplicar? que mañana las pregunta la profesora.

- No.

- Haz como yo y escríbelas en el cuello de la camisa.

Al día siguiente dice la profesora:

- Jaimito, dime las tablas de multiplicar.

- Sí profe, dos por uno.... dos, tres por cuatro... doce, cinco por seis... treinta, cien por cien... algodón.