En un juicio público, el juez advierte a la sala:

- ¡Silencio! Les advierto que como vuelva a oír "abajo el juez" les echo a la calle.

- ¡Abajo el juez!

- La advertencia no lo incluye a usted, señor acusado.