Una madre le dice a otra:

- Oye ayer tu hijo vino todo borracho y se meo en la pared de mi casa poniendo su nombre.

- Si, es su nombre pero, la letra era de tu hija.