- Caballero, lamento decirle que usted padece el mal de Bráligan.

- ¿Y tiene cura doctor?

- Todavía no lo sabemos, señor Bráligan.