En una oficina:

- Dígame su nombre.

- Pepepepedro Pepeperez.

- ¿Es Ud. tartamudo?

- No, el tartamudo era mi padre y el desgraciado del registro civil.