Hidden Content

Ingredientes (para 12 pastéis):

- 1 lámina de hojaldre fresco muy fría(el mejor en sabor y calidad del resultado es el del Lidl)
- 400ml de leche entera
- 100ml de nata 35% MG
- 6 yemas de huevo tamaño L
- 6 cucharadas soperas de azúcar
- 40g de harina
- Corteza de limón
- 1 palo de canela

Preparación:

Lo primero es aromatizar la leche y la nata, para ello poner la corteza del limón (siempre sin nada de parte blanca para que no amargue) y el palo de canela con la leche y la nata y llevarlo a ebullición. Apartar del fuego y dejar infusionar la leche con los aromáticos mientras enfría.
Ya fría, colarla para eliminar toda la canela y el limón.
Para preparar la crema poner las yemas con el azúcar, mezclar.
Añadir la harina y mezclar.
Añadir ahora la leche y llevar al fuego a media potencia y removiendo sin parar hasta que la crema espese y comience a hervir.
Apartar del fuego y meter en una manga pastelera. Dejar enfriar bien.
Precalentar el horno a todo lo que dé. Temperatura máxima a toda castaña, sin miedo. Estos pasteles se hornean en hornos de solera de panadería a 340º.
Cuando la crema esté bien fría, preparar el hojaldre.
Lo primero enmantequillar el molde muy, muy bien, sin miedo de pringarlo todo con mucha mantequilla.
Desenrollar la lámina y pincelar ligeramente con mantequilla derretida.
Volver a enrollar como estaba al comprarla, pero esta vez sin papel. Teniendo cuidado de que quede bien apretadita.
Cortar el rulo en 12 trozos iguales
Colocar cada trozo tumbado en los moldes utilizados (si no tenéis los originales, lo más adecuado es la típica bandeja para hornear muffins).
Y con los dedos ir extendiendo desde el centro hacia afuera, con mucha paciencia, el hojaldre. Tiene que cubrir todo el molde hasta el borde y rebosar un poquitín por fuera. Hay que conseguir que la capa de hojaldre sea lo más homogénea posible y muy finita en la base.
Rellenar los pasteles con la crema repartiéndola equitativamente entre todos.
Hornear directamente en el suelo del horno 10-12 minutos. Después subirlos a la bandeja que tendréis puesta en la mitad y hornear hasta que la crema se haya hinchado y empiece a tostarse de manera evidente.
Sacar y dejar enfriar en una rejilla.