Un amigo le dice a otro:

- ¿Has visto a la esposa de José Feliciano?

- No.

- Pues el tampoco.