Llega un paciente al dentista con molestia en una muela.

Es revisado de la misma y entonces le pregunta al dentista:

- ¿Voy a perder mi muela, doctor?

- Eso no lo sé señor, yo se la voy a entregar en una bolsita, y si la pierde es problema suyo.