Suena el teléfono en la casa de Manolo:

- Manolo, te llamo por el cortacésped...

- ¡Caramba, pero qué bien se te escucha!