- ¡Oye Manuel, tienes puesto un zapato café y otro negro!

- Pues eso no es nada, hombre... en casa tengo otro par igualito.