Cuando una persona ayuda a un criminal antes de cometer un crimen, lo llamamos cómplice.

Si lo ayuda después de haber violado la ley, lo llamamos abogado.