- No sé de quién ha heredado estos horribles defectos nuestro hijo. ¡De mí no, desde luego!

- ¡Por supuesto que de ti no; aún los tienes todos!