Iban un catalán, un vasco y un andaluz por la orilla de una playa cuando el andaluz le dio una patada a una botella que flotaba en la orilla y de pronto apareció una hada que les dijo:

- Pídanme lo que quiera cada uno que les complaceré

- Yo quiero un muro que separe Cataluña del resto de España -pidió el catalán.

- Hecho.

- Y yo un muro que separe el País Vasco de España, incluida Cataluña.

- Hecho.

Entonces, el andaluz le preguntó a la hada.

- ¿Esos muros están cerrados herméticamente por todos lados?

- Por supuesto.

- Bien. Pues yo quiero que llene de agua el interior de esos muros.