- ¿Es verdad que esta pasada madrugada tu mujer echó de tu casa a garrotazos a un ladrón?

- Sí que es verdad.

- ¿Y cómo fue?

- Estaba completamente a oscuras y creyó que llegaba yo de la calle.