Estaba un matrimonio en la barra de un bar. De pronto, él miró a una chica que se hallaba borracha y que estaba en una mesa próxima. Entonces la mujer le preguntó al marido:

- ¿La conoces?

- Sí, es una antigua novia mía. Empezó a beber después de separarnos y nunca más ha vuelto a estar sobria.

- ¡Joder! Jamás pensé que alguien pudiese celebrar algo tanto tiempo.