- Pues a mí me acaban de circuncidar.

- ¿El rabino?

- No seas cursi, hombre: la polla.