Un tipo cazurro fue a sacarse una muela.

El dentista le dijo:

- Abra la boca, por favor.

- ¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHH!

- ¡Pero no la abra tanto, por Dios!

- ¿No tiene usted que meterme las pinzas?

- ¡Sí, pero yo me quedo fuera!