Una turista subió hasta lo más alto de La Giralda (101 metros). Una vez allí miró al guía y gritó:

- ¡¡Oiga, señor, ¿los desesperados se tiran muy a menudo?

- ¡¡No, señorita, con una vez es suficiente!!