- Anoche mientras dormías me insultabas.

El marido, con cara de asco, la miró y respondió:

- ¿Y quién te ha dicho a ti que yo estaba durmiendo?