- El otro día me ligué a una tía buenísima.

- ¿Sí? ¡Cuenta… Cuenta…!

- Nos fuimos de copas a varios bares, entre besos y abrazos...

- ¿Y después?

- Después me la llevé a un hotel.

- ¿Y qué pasó?

- Que cuando se desnudó era un tío.

- ¡¿Y qué hiciste?!

- ¡Hombre, ya me había gastado más de 200 euros…!