Soy muy bueno guardando secretos por 3 razones:

1: No pongo mucha atención.

2: No me interesan.

3: Se me olvidan.