Va un señor a un hotel y le dice el recepcionista:

- Tenemos habitaciones libres, ¿se quedará a dormir?

- Sí.

- En ese caso debo decirle que la casa está encantada.

- ¡Anda, qué maja! Dígale que a mí también me hace mucha ilusión quedarme.