- Papá, ¿te acuerdas de que me ofreciste una bicicleta si aprobaba todos los exámenes?

- Sí, hijo.

- Pues alégrate, has tenido suerte, no vas a tener que comprármela.