- Jaimito, te llevo avisando de que estudies toda la semana, como suspendas el examen de mañana ya te puedes ir olvidando de que soy tu madre.

Al día siguiente le pregunta la madre:

- ¿Qué tal el examen hijo?

- ¿Quien diablos eres tú?