En una playa nudista:

- Mira aquella chica, ¡qué porte!, ¡qué líneas!, ¡qué formas!...

- Sí, no está mal, pero en esta época de truquitos, hay que desconfiar. Me gustaría verla vestida.