- El otro día me encontré a tu marido y me dijo que le sienta fatal que no te acuestes antes de las tres de la madrugada. ¿Qué haces a esas horas?

- Esperarlo.