El chico inactivo: Es el típico que está y a su vez no está; de hecho uno sabe a qué va, pero no se recibe respuesta alguna. Además en plena acción, dice incoherencias que en realidad parecen un chiste. De más está decir que se olvidan del paseo que están haciendo, por ende, el timón queda en nuestras manos, entonces nos quedan dos alternativas, una es la de seguir navegando, y la otra es la de abandonar la travesía. Una mujer con todas las letras se hace cargo de algo que no se esperaba y le da uno de los mejores paseos de su vida, aparte le demuestra que no siempre dependen de ellos y que son capaces de muchas cosas. Como para rematarla, dudan de su accionar, entonces preguntan qué puntuación les damos, obviamente ni dudamos en levantarles el ego, ya que hemos estado mintiendo todo el rato, y sería una tontería sincerarnos en el último momento.

El flaco microondas: Es el desesperado, el que en dos minutos lo cocina todo. Ni te enteras si puso la comida, o si se quedó fuera, lo único que escuchas es el pip, pip y tú como si nada. Sólo sientes un par de vueltas, un poco de calor y ruido ajeno. Obviamente que el calor no es nuestro, lo percibimos cuando ponemos el dorso de nuestra mano sobre el vidrio del horno microondas. Lo que sí hay que tener en cuenta, es el tamaño del horno, ya que hay diferentes capacidades y por ahí uno quiere poner un pollo y no entra, no queda otra que trocearlo o apretarlo un poco para que entre, a veces cuesta hacerlo entrar, pero tenemos que quedarnos tranquilas de que si pudo entrar, seguro que va a salir.

El xico lavavajillas: Es el que te da vueltas, hace pura espuma, pero al final, notas que te falta algo, notas un vacío que parece que se olvidaron de poner la vajilla en el electrodoméstico. Por lo general, los lavavajillas no lavan bien los platos, son puro ornamento, necesitan una buena cepillada para que estos brillen.

El xico secarropas : Es el que va a 300 grados de revolución, no para a no ser que lo pare una y encima te deja seca. Por lo general, tienden a ser un poco brutos, no tienen en cuenta el estado de una. Si uno pone mal la ropa en la secadora, el tambor se mueve para todos lados, hasta que le encontramos la vuelta. Aparte no podemos poner más ropa de la que corresponde, porque obviamente algo quedará fuera (quién será la agraciada), tendrá que ser en dos tandas, ¡qué le vamos a hacer!


El xico multiprocesadora: Es el típico arrebatado, que quiere hacer todo a la vez, y no puede (a veces no le dan las manos). En la multiprocesadora se maneja una función por vez, o bates o amasas, una de dos. Lo tradicional es que primero te batan y después te amasen algo (en este caso puede ser al revés), y terminan haciéndote un licuado de banana (te lo comes, lo guardas, o lo tiras). De los aderezos mejor ni hablemos, ellos le ponen banana y leche y a hacerla andar. Pocos se acuerdan del azúcar, no se dan cuenta que un poquito de dulzura es mejor. El lugar donde uno haga el licuado, es lo de menos, cualquier enchufe les viene bien.

El xico lavarropas: El ideal. Te mueve de un lado para otro, por ahí te da unas vueltas, descansan los dos juntos como lo hace el agua, la ropa y el jabón y por si fuera poco, quedas impecable después de una buena enjuagada y centrifugada. No importa el modelo del lavarropas, la leyenda dice que cuanto más nuevo, más resistencia tiene, pero eso es relativo, porque los hay de muchos años que aún se mantienen. Además hay que tener en cuenta la "calidad" del lavado y no la "cantidad" del producto que se utilice, porque por ahí un buen jabón por poco que se ponga, lava bien, y si usamos uno de menor calidad, pero en gran cantidad, algunas veces tienden a hacer espuma, no lava bien, y encima, después, no te puedes mover porque la ropa te queda acartonada.


Por lo general, a la mayoría de los electrodomésticos, los tenemos que hacer funcionar con ayuda manual, porque por sí solos, no pueden, o aprietas una tecla, o giras una perilla (siempre con cuidado), o directamente los enchufas, ya que todos funcionan con energía. (sinofender)Hidden Content